Entrevista con Rocío Suarez: Positivismo Consciente

rocio-suarez ROCÍO SUAREZ DE ARÁN

Fue cerca de medio día, en un café popular de la ciudad, donde me reuní con Rocío para realizar esta entrevista. La elegí para la primera entrevista del blog, no porque es una muy querida amiga y compañera profesional, sino por ser una persona a quien admiro y creo que tiene algo muy valioso que aportarnos a todos. Llegó puntual, preparada y con una amplia sonrisa, lo cual fue un buen augurio para lo que vendría.

Esta incansable profesional del área de Desarrollo Humano y Psicología Positiva, actualmente es maestra en dos diplomados en la Ibero, imparte talleres de integración positiva para familias, parejas y próximamente adolescentes, participa en un programa de radio, da coaching individual a varios empresarios y además lleva a las empresas programas que aumentan la productividad y la comunicación mediante el enfoque de la Psicología Positiva.

Mi objetivo en esta entrevista es conocerla mejor y saber cómo es en la “vida real” una persona que se dedica a promover el positivismo en el caótico mundo actual.

 

– Para que todos te conozcan, háblanos un poco de ti. ¿Quién eres?

– Soy una mujer que ama la vida así como amanece todos los días y que se levanta pensando que hoy va a ser un muy buen día …

– ¿Qué te llevó a tomar este camino del desarrollo humano?

– Los golpes. – Al decirlo, me pregunta riendo si suena muy fuerte la palabra.- No siempre he sido así … – me dice recobrando la serenidad- Hubo momentos muy dolorosos en mi niñez y juventud. Sin embargo, siempre tuve el apoyo de mi mamá y de mi familia, en específico de mis tíos, para sacarme adelante. Por eso hoy se que es cierto que lo que mayor felicidad aporta a tu vida, son las relaciones y los lazos profundos con los que cuentas, que si tienes esa red de apoyo, puedes con cualquier cosa.

Hoy, la estabilidad emocional que me brinda mi familia es fundamental. Mi esposo y mis hijos comparten esta misma filosofía de buscar el bienestar y es maravilloso siempre estar en esa misma frecuencia. El que en casa vivamos en armonía es mi base para salir al mundo cargada de amor y buena energía. Por otro lado, tengo amistades desde primaria y preparatoria que adoro y valoro mucho y sigo conociendo gente muy valiosa que me ayuda a ser feliz más fácilmente. De nuevo, lo importante de las relaciones sociales positivas.

– ¿Qué pasa cuando se tienen situaciones de vida realmente complicadas como un hijo enfermo, una enfermedad personal, una problemática de pareja, etc.? ¿Crees que aún así se puede ser feliz?

– Claro, porque yo creo que la felicidad es un estado interior. Y es una decisión. Todos los días puedes preguntarte ¿cómo va a ser mi día hoy? ¿en qué mundo quiero vivir mi día?

senora-de-rojo

Ser optimista no significa que todo esté bien. Las emociones son parte del ser humano, pero yo decido a qué le doy más peso. Sí va a haber todos los días cosas que no están en tu control o que no salgan como tú querías o molestias simples como el tráfico o el clima, pero yo decido qué tanto me afectan.

La Psicología Positiva dice que las circunstancias externas afectan sólo el 10% de tu felicidad. ¡Sólo el 10%! Luego viene un 50% que es genético y el 40% restante depende de tu actitud. Entonces, sí hay un porcentaje genético pero también lo puedes cambiar si haces conciencia. Tu puedes reconocer que en tu familia había muchas quejas o negativismo pero decidir que tu no lo quieres y elegir algo distinto. Entonces, si te das cuenta, es muy alto el porcentaje de tu felicidad que está en tu control.

Lo que sucede es que la mente humana usualmente le da más peso a las cosas negativas que a las positivas. Necesitas cuatro emociones positivas para contrarrestar el efecto de una negativa. ¡Es muchísimo! Y la verdad es que cuesta trabajo y a veces no queremos hacer ese esfuerzo extra. Entonces llega el final del día y no nos gusta cómo fue aunque realmente es el enfoque que tu le das. Supongamos que te enojas por algo en la mañana pero después recibiste un abrazo de tu hijo y luego comiste con tu esposo y luego leíste un buen libro y entonces hubo diez eventos positivos que muchas veces no tomas en cuenta porque te quedas enfocado solamente en el que no fue bueno.

– Entonces ¿cómo le haces para cambiar tu actitud cuando te enojas o te sale algo mal?

– Mira no es negando la emoción. Hay que validar lo que sientes y hay que vivir la emoción, reconocernos enojados, por ejemplo, y sentir el enojo. Pero hay un momento entre que recibes el estímulo y que reaccionas y es en ese momento en el que puedes decidir cómo quieres que eso te afecte, cuánto peso quieres darle. Hay maravillosos testimonios de personas que aún en circunstancias my difíciles como enfermedades terminales han logrado vivir con sentido y gran riqueza de ánimo su situación y dejar a los demás un legado positivo a pesar del dolor.

– ¿Qué haces tú para mantener esta filosofía de vida?                 happiness

– Hago varias cosas para poder levantarme así de optimista, cosas que he aprendido a través de lo que he estudiado, pero también a través de lo que he vivido.

Mi esposo y yo tenemos la costumbre de hacer libretas de “momentos perfectos”, yo traigo siempre una en la bolsa y he regalado muchas. De lo que se trata es que en algún momento de tu día, te tomes tres minutos y escribas algo que quieras agradecer o que te hayan gustado. Se trata de cosas pequeñas, de todos los días, como hoy en la mañana que me tomé un café mientras me daba el calor del sol o cuando veo con mis hijos unas mariposas volando, momentos perfectos que ahora valoro porque he aprendido a fijarme en los detalles. Cosas que muchas veces no valoramos o damos por sentadas.

Yo veo el cerebro como un músculo que hay que entrenar y hacer este tipo de cosas además de la gratitud y de intentar vivir en el presente lo van haciendo fuerte y flexible para que cuando venga una dificultad, pueda reaccionar dimensionando las cosas y dando más peso a lo positivo.

¿Qué quisieras lograr profesionalmente?

– Mira, mi profesión es mi manera de vivir. Más que un curso, esto es una filosofía de vida. Trato de ser lo más congruente posible para que lo que enseño coincida casi siempre con lo que hago.

Quiero ayudar a la gente a que viva con mayor bienestar en todas las áreas de su vida: en el área personal, familiar y de trabajo. Quiero ayudarles a cambiar su día con pequeños cambios en lo que hacen y en lo que piensan porque de ahí depende una buena parte de su felicidad.

Mi objetivo es trabajar en mi todos los días para tener un bonito día y ayudar a los demás a lograrlo también a través de la Psicología Positiva y del Desarrollo Humano que han enseñado una manera de vivir: una manera de ser, de aceptarme, una manera diferente de relacionarme de manera positiva y sana, una manera optimista de ver el mundo, de recibir y vivir lo que me pasa cada día, bueno y no tan bueno … Eso vivo y eso quiero contagiar. Quiero ser un agente de cambio positivo en las vidas que toco, poder transmitir a la gente que el mundo puede ser tan maravilloso como cada uno lo quiera ver y que solo basta con que así lo decida todas las mañanas.

Pues esto es sólo una parte de mi conversación con Rocío. Lo que a mí más me llamó la atención fue observar la pasión con la que habla y la congruencia con la que vive, contagiando esta filosofía a todo lo que hace, hasta las fiestas infantiles de sus hijos.

Al preguntarle cuál podría ser una idea central que resumiera su forma de ver la vida, me dijo esta frase que les dejo como ejercicio para esta semana:

La vida es tan maravillosa como tú la quieras hacer.

¿Qué opinas?

Comments are closed