Libro: Las Grandes Lecciones de la Vida

lecciones de vida 2                                            

El doctor Hal Urban visitó Monterrey hace algunos años y tuve el gusto de poder conocerlo de una manera informal y relajada. Ese es también el estilo en el que escribe. Su sencillez hace que las grandes lecciones que nos comparte en este libro sean más reales y aplicables a todos, cualquiera que sea la vida que lleven. Sin embargo, la humildad de su personalidad no debe engañarnos puesto que en cada página de este libro hay palabras de mucha sabiduría y lecciones que pueden ayudarnos a ser más exitosos. más felices y a lograr la realización personal que anhelamos.

Mi interés no es hacer un compendio de este libro, puesto que podrían ustedes considerar que ya no es necesario leerlo. Lo que haré en lugar de eso es enumerar mis cinco lecciones favoritas de las veinte que el autor propone. De esta forma, espero picar su curiosidad y animarlos a leer el texto completo. Les aseguro que valdrá mucho su tiempo.

Pues bien, mis cinco lecciones favoritas son:

Lección #4 Vivimos por elección, no por casualidad

Esta enseñanza dos dice que lo que nos sucede en la vida no es lo más importante sino lo que decidimos hacer con esas circunstancias. Es lo que elegimos pensar y hacer lo más importante. Es común decir que hacemos las cosas por obligación o porque es nuestro deber, pero lo cierto es que elegimos hacer cada cosa que hacemos, decimos o incluso creemos.

Hal Urban explica: “En el momento en que nos damos cuenta de que hacemos las cosas por decisión personal, empezamos a tomar mayor responsabilidad por nuestra propia vida y a tomar un control más efectivo sobre ella.”  No podemos elegir nuestro nacimiento o nuestra muerte, pero entre esos dos momentos, existe un campo lleno de posibilidades y opciones diferentes. Lo que sucede ahí depende de ti.

Lección #7 Ser agradecido es el mejor hábito que puedes tener

Como mi abuela decía: “No es bien nacido quien no es agradecido”. Dar las gracias hace maravillas en el alma, puesto que nos permite enfocarnos en lo que está bien en lugar de enfocarnos en lo que no funciona. Este simple acto tiene la capacidad de mejorar nuestra vida considerablemente.

A veces no valoramos lo afortunados que somos hasta que perdemos algo o conocemos a alguien que vive circunstancias difíciles. La costumbre de apreciar a las personas o circunstancias que nos rodean hará un hábito que ayudará enormemente a nuestra realización personal. Recordemos, sin embargo, que además de apreciar a las personas, también hay que darles las gracias.

Lección #12 Las metas son sueños con fecha límite

Todos tenemos sueños o anhelos que tal vez nos parezcan lejanos o imposibles de alcanzar. Sin embargo, hay incontables autores como Marelisa Fabrega, creadora de la “Fórmula de una hora al día”  que aseguran que todo se puede lograr en la vida si enfocamos en ello nuestro tiempo y atención de manera disciplinada.

El Dr. Urban señala que para convertir un sueño en una meta hay que clarificarla, ponerle una fecha límite y especificarla lo más posible porque la mente humana no puede dirigirse a una generalidad. Además agrega: “un sueño es algo que esperamos que nos pase mientras que una meta es algo por lo que estamos dispuestos a trabajar”. ¡Manos a la obra!

Lección #15 Las personas exitosas hacen tiempo

Como lo asegura el autor: “la clave para hacer tiempo es el balance”. Lo que hacemos con nuestras 24 horas, define nuestra vida.

Cuatro estrategias para aprovechar mejor el tiempo son:

  1. planear el día, anotando lo que deseas realizar en orden de importancia
  2. hacer citas con uno mismo, esto ayuda cuando tendemos a posponer algo que nos desagrada
  3. Usar el enfoque “poco a poco”, dividiendo una tarea enorme en partes pequeñas y manejables lo hace mucho más accesible y
  4. conocer cuál es nuestra hora más productiva y ajustar nuestra agenda de acuerdo a nuestro reloj biológico.

Por último, mi quinta lección favorita es esta:

Lección #16 Nadie puede elevar tu autoestima

Cada vez conozco más padres y madres preocupados por darle a sus hijos lo mejor y más hijos, de todas las edades, en terapia porque se sienten frustrados de lo que sus padres no les dieron. Si tu eres uno de ellos, toma tu autoestima en tus manos, ahora es tu responsabilidad.

Sentirnos bien con nosotros mismos, asegura Hal Urban, es el resultado de hacer y pensar lo correcto y recomienda las siguientes acciones como elevadoras de nuestra autoestima: ser amables con nosotros y con los demás, ser honorable ya que la integridad es la base de una buena autoestima; ser productivo porque lograr y aprender nos ayudan a respetarnos y a querernos y ser positivo, lo cual nos ayuda a tener una actitud receptiva de lo bueno que hay en nosotros y en nuestra vida.

Los dejo con estas cinco lecciones y espero se animen a leer las otras quince. Además de este libro, el Dr. Urban tiene otros interesantes que seguramente les gustarán:

                                                                                   

Comments are closed