Libro: Vivir, Sobrevivir

Vivir Sobrevivir                                                         

AUTOR: AMPARO LA MONEDA GONZALEZ

Amparo La Moneda, terapeuta psicomotriz española, nos introduce mediante este libro en el uso del genograma como una herramienta terapéutica utilizada para descubrir claves en la historia familiar que puedan aportar soluciones a sus pacientes y sus familias.

De acuerdo a lo que explica, “el genograma es una representación gráfica de los miembros que componen una familia”. Este instrumento arrojará información importante sobre la familia como hechos significativos que hayan marcado su historia o la existencia de excluidos, secretos familiares, etc. que puedan estar teniendo repercusiones en sus miembros en el presente.

La autora trabaja desde hace tiempo con niños que tienen dificultades tanto motrices como de comportamiento y sus padres. Diferentes especialidades y estudios como el de la teoría de Constelaciones Familiares de Bert Hellinger la hicieron probar el uso del genograma con sus pacientes, al principio sin saber bien cuál sería la magnitud del impacto.

Con un estilo honesto, fresco y sin pretensiones, La Moneda narra que los hallazgos de este ejercicio fueron inicialmente sorprendentes y aportaron enormes beneficios a sus pacientes. Poco a poco y perfeccionando su técnica sobre la marcha, comenzó la documentación de sus casos y presenta en esta obra algunos en los que el uso del genograma probó ser de gran utilidad. Situaciones como tartamudez, hiperactividad, agresividad, fobias, desorientación espacial y aleteo, entre otros, han sido tratados con ayuda de está técnica y lo que ésta revela a la familia con mucho éxito.

El que lo que haya sucedido en generaciones anteriores tenga efectos en miembros de la familia actual puede ser una idea difícil de comprender. Sin embargo, existen diferentes teorías que actualmente tratan sobre la unicidad del clan familiar. Como la misma psicoterapéuta comenta en su libro, se trata de una “herencia emocional”, comparable con la herencia genética que todos conocemos y aceptamos. Además agrega: “Actualmente mantengo la tesis de que cada niño muestra su malestar con el fin de “enseñar” algo a alguien de su familia.”

Para concluir, Amparo La Moneda asegura que aquello que sentimos y vemos negativo, si podemos verlo con amor, puede no solo sanar los síntomas de quien los padece sino hasta prevenirlos en la siguiente generación. ¿No les parece extraordinario? Vale la pena profundizar sobre este tema leyendo el libro.

¡Gracias y hasta la próxima!

Libros relacionados que no te puedes perder:

                                                                                                                                 

Comments are closed