Cómo Has Crecido

como-has-cambiado-2

Cuando éramos chicos, lo escuchábamos con mucha frecuencia: “¡Cómo has crecido!”. La frase, siempre entre exclamaciones, nos hacía sonreír y darnos cuenta de nuestros pantalones brincacharcos  o de nuestros brazos largos en las mangas que tratábamos de estirar. Durante algunos años de nuestra vida, esa frase era el saludo más común de nuestras tías o de los amigos de nuestros padres: “¡Cómo has crecido!”

Por razones obvias, después de un tiempo y al llegar nuestra adultez joven, dejamos de escuchar esa frase y poco a poco se volvió ajena a nuestros oídos. Sin embargo, los seres humanos nunca dejamos de crecer. Las experiencias que vivimos, lo que aprendemos, las personas con las que nos relacionamos, todo nos deja una ligera capa de aprendizaje que se va acumulando y eso nos hace ser mayores.

Creo que esto es claro para la mayoría de nosotros, lo malo es que ahora la gente no nos dice “¡Cómo has crecido!” con tono feliz, sino que nos dicen “Cómo has cambiado” y el tono a veces tiene implicaciones de resentimiento, de acusación, de envidia o de desilusión que no suenan tan bien a nuestros oídos. La realidad es, no obstante, la misma: las ideas nos quedaron brincacharcos y tuvimos que estirar algunas creencias.

No nos hemos dado cuenta que cambiar es también crecer. La razón de esa resistencia es que para muchos de nosotros, el cambio trae consigo miedo. Nos da miedo cambiar y desacomodar nuestras relaciones con familia, pareja, amigos o tradiciones. Nos da temor cambiar y después no poder controlar ese cambio. O tal vez pensamos equivocadamente que cambiar es traicionar nuestros ideales.

Acerca de eso, Paul Watzlawick en su libro Cambio así como otros estudiosos del tema,  aseguran que es el dolor lo que provoca que una persona se movilice hacia un cambio, pero el miedo a veces impide ese movimiento. Es como  quienes tienen una enfermedad seria o crónica y no buscan más que una opción de tratamiento, sin atreverse a analizar otras opiniones aún cuando esa solución no esté dándoles los resultados que quieren. El temor de desafiar sus creencias puede estar impidiéndole sanar o al menos mejorar su calidad de vida.

Atreverse a hacer algo diferente no es una solución mágica, pero lo que si les puedo asegurar es que el la única manera de acercarse a ella. Intentar por fin una acción distinta, es un salto cuántico maravilloso que despierta muchas capacidades dormidas en nosotros. Además, cuestionar nuestras ideas nos permite reconocerlas, comprenderlas y conocernos mejor a nosotros mismos y eso será lo que nos permita abrazarlas nuevamente si así lo decidimos, pero con madurez y responsabilidad.

Mi conclusión es esta: ¡Adelante con los cambios! Adelante con el crecimiento. Adelante con ver las cosas de otra manera, con desechar creencias que no te sirven para ser feliz o para ser una persona mejor y más humana y compasiva. Adelante con desempolvar el intelecto, con desempolvar la fe, con desempolvar creencias limitantes de ti, de tu Dios, de tus capacidades y de las de los que te rodean. ¡Busca el crecimiento! Lee, toma cursos, platica con personas diferentes a ti, conoce lugares diferentes o inventa tu manera.

El frondoso canelo floreado que se mueve con el viento detrás de mi ventana me enseña que una semilla que no cambia, le quita al mundo un regalo lleno de belleza. Adelante sin miedo, en ti está una semilla plena de posibilidades.

Bookmark the permalink.

8 Comments

  1. Maravillosa forma de analizar el cambio . Me gusto mucho

  2. Maravillosa forma de analizar el cambio . Me gusto mucho

  3. Gisele Saca Kawas

    Felicidades Martha!!! muy interesante.

  4. Gracias! Los cambios para mejorar siempre deben ser bienvendidos.

    • Gracias Vero! Así es, y a veces los que no son para mejorar también nos enseñan algo que nos servirá para el siguiente cambio.

  5. Me gusto mucho y como bien dicen ” El que nunca se equivoca , es porque nunca hace nada”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *