Para Ser Felices

Para ser felices  Todos queremos ser felices. Esto es una realidad, pero además es también ahora la directriz más importante de gran parte de los estudiosos de psicología y sociología en el mundo. Las principales universidades de Estados Unidos y Europa cuentan ya con centros de investigación dedicados a analizar qué nos hace más felices, qué nos motiva, qué despierta nuestra creatividad y qué favorece mejores ambientes de trabajo o familiares, entre muchos otros temas relacionados.

El mejor ejemplo de esto es la doctora Sonja Lyubomirsky de la universidad de California, mejor conocida como “la reina de la felicidad”, quien ha dedicado su vida al tema y ha logrado probar científicamente lo que la filosofía ya nos decía: que nuestra felicidad depende de nuestra genética en un 50%, de nuestras circunstancias en sólo un 10% y el 40% restante depende de nuestra actitud y visión del mundo.

Lo que estos estudios demuestran es que nuestro nivel de felicidad puede ser modificado por hábitos de conducta que nos proporcionen una perspectiva más sana sobre nuestra vida. ¿Cuáles son esos hábitos? Pues aquí les presento cinco de ellos que pueden empezar a aplicar en su vida hoy mismo si quieren ser más felices el día de mañana:

1. Desarrolla tu capacidad de asombro

Cosas sorprendentes suceden en el mundo cada instante. El haber visto tantas imágenes como las que estamos expuestas cada día mediante la tecnología nos ha hecho inmunes al asombro, sin embargo, esa actitud es inspiradora y nos mueve a reconocer la enorme riqueza y belleza que nos rodea. Intentemos contemplar el mundo con ojos de niños y dediquemos tiempo a disfrutar de las maravillas que hay en la naturaleza. Apreciar la delicada simetría de una flor o la variedad de tonos de un atardecer seguramente nos hará sentir asombro y una gratitud restauradora.

2. Socializa y cuida a tus amigos

Aunque aislarte es una reacción usual cuando te sientes triste, los estudios demuestran que es lo peor que puedes hacer. Aunque sea forzado al principio, intenta salir y socializar con tus amigos o seres queridos puesto que eso aleja la depresión y te aporta emociones positivas que incrementan tu bienestar.

3. Toma responsabilidad por tu vida

Lo malo de culpar a otros o a circunstancias externas de cómo nos sentimos es que estamos cediendo el control de nuestra vida y eso es incompatible con la felicidad. Para ser felices necesitamos tomar las riendas de nuestras emociones y trabajar en ellas para transformarlas en lo que queramos que sean.

4. Evita quejas y críticas

Quejarse o criticar parecen ser dos pasatiempos comunes, pero en realidad son trampas de arena para nuestra felicidad. Criticamos a otros para sentirnos mejor sobre lo que somos o hacemos, pero al final esa actitud nos convierte en personas exigentes y amargadas. Por otro lado, al quejarnos reafirmamos lo negativo que hay en nuestra vida y alejamos lo positivo que también existe, además de alejar a los demás porque a nadie le gusta escuchar quejas todo el día.

5. No vivas de tu imagen

Tratar de impresionar a otros nos resta felicidad porque, aunque lo consigamos, no lograremos lo que realmente queremos, que es ser amadas por quienes somos en el fondo. Hay docenas de estudios que demuestran que los bienes materiales no te hacen más feliz y otros tantos que han demostrado que las redes sociales producen ansiedad y estés porque nos ofrecen una realidad fantasiosa que solemos comparar desfavorablemente con la nuestra. Si queremos ser más felices, hay que dejar valorar sólo el exterior y empezar a darle peso a lo que hay detrás de la imagen.

La conclusión  es que no podemos cambiar nuestros genes ni podemos siempre modificar nuestras circunstancias externas, pero lo que si podemos cambiar, nuestra actitud y visión del mundo, es suficiente para que logremos lo que anhelamos en la vida: ser felices.

Bookmark the permalink.

3 Comments

  1. Muy bueno!

  2. Muy bueno!
    Vale la pena releerlo algunas veces

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *