Pensamientos vs. Realidad

Pensamiento y realidad

¿Es cierto que nuestros pensamientos dictan nuestra realidad? Para mi rumboso equipo de escépticos va este artículo y esta invitación.

Les voy a platicar un interesantísimo experimento que realizó en el otoño de 1981 la doctora Ellen Langer con 8 hombres mayores de setenta años. A todos ellos los “encerró” por el lapso de una semana en un monasterio transformado en New Hampshire, EEUU.

La idea era realizar con ellos un “viaje al pasado” y desde que llegaron a la casa encontraron que todo conjuraba el año 1959. Los detalles fueron cuidados con atención: la música que escuchaban en la radio, los programas de televisión que veían, los libros y revistas en los libreros, la ropa que usaban, la decoración, la comida, las noticias y temas de conversación, todos eran adecuados a ese año. Además, se colgaron fotografías de ellos de los años cincuenta y se eliminaron todos los espejos.

Adicional al “escenario” del experimento, el personal de la casa comenzó a tratarlos, desde que llegaron, como si tuvieran la edad que tenían en esa época, evitando tratarlos como personas mayores y esperando que hicieran lo que en su juventud podían hacer como cargar su equipaje y participar en actividades diversas.

Los hombres gozaban de buena salud, pero tenían signos del paso de los años: principios de artritis y problemas de vista y movilidad entre otros.

El resultado de este estudio fue tan sorprendente que los investigadores tuvieron miedo de revelarlos ante el crítico mundo de la ciencia y fue hasta varios años después, cuando hubo otros estudios que obtuvieron respuestas similares que se atrevieron a mostrar lo que ellos habían notado en los participantes.

Aquellos que “viajaron al pasado” mostraron extraordinarios síntomas de rejuvenecimiento. Su presión arterial bajó dramáticamente, la flexibilidad de sus músculos se incrementó, mejoró su postura, su tono muscular, su vista y oído, así como su agilidad mental. La doctora Langer lo resumió así: “Los hombres creyeron ser más jóvenes y su cuerpo los siguió”.

Ya mucho se ha dicho de los efectos de la mente o los pensamientos en la salud del cuerpo y estos estudios lo demuestran de manera contundente. Pero ¿cómo podemos aplicar esto a nuestra vida y salud?

Como los ancianos internos en el pasado comprobaron, visualizarnos de cierta manera provoca que nuestro organismo responda y se convierta en aquello que imaginamos. ¿Se dan cuenta de lo que esto significa? Visualizarnos sanos, mueve a nuestro organismo hacia la salud igual que visualizarnos enfermos lo hace. De igual forma, visualizarnos felices y plenos nos dirige hacia esa realidad.

Y ¿en qué consiste eso de visualizar? No hay que confundirnos con imaginar ya que es algo mucho más poderoso. Consiste en vivir eso que vemos, esto es, por un lapso de tiempo determinado, hacer el ejercicio de sentir, ver, pensar y creer esa realidad que queremos. Visualizar es convencernos de que esa realidad existe y es en este momento e incluso disfrutar y agradecer eso que tanto ansiábamos que llegara con la certeza de que ya es.

Le parecerá a mi equipo de escépticos un juego de niños, pero ahora la ciencia me brinda fundamentos interesantes y palpables.

Si ahora resulta que hasta el envejecimiento es un estado mental, yo además les pregunto: ¿qué tienen que perder? ¡Hagan la prueba!

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *