La Buena Postura

Buena Postura 2

Todos hemos oído hablar sobre el lenguaje no verbal, sin embargo, la postura de nuestro cuerpo no solamente le habla a los demás sobre nosotros, sino que también le comunica a nuestro propio cerebro quiénes somos y cómo estamos.

Blaine Bartlett, famoso coach profesional y autor del libro “Three Dimensional Coaching”  asegura incluso, que en la cabeza está solamente nuestro cerebro, pero nuestra mente está en todo el cuerpo y continuamente nos trasmite información.

La manera como esto funciona es dual: primero nuestro cerebro le trasmite a nuestro cuerpo el mensaje de que estamos tristes y después, nuestra postura se modifica. Posteriormente, si caminamos con los hombros caídos, nuestra mente corporal le refuerza a nuestro cerebro el mismo mensaje. El Dr. Richard Petty de la Universidad Estatal de Ohio lo resume así: “De la misma manera como la felicidad produce sonrisas, sonreír produce felicidad.”

En un estudio publicado en la Revista Europea de Psicología Social, el Dr. Petty y sus colegas estudiaron el efecto de la postura en 71 estudiantes y descubrieron, entre otras cosas, que tener una postura recta produce mayor seguridad en sí mismo y facilita el acceso a recuerdos y emociones positivas. Lo contrario sucede con una postura encorvada: dudas y recuerdos negativos.

A esta misma conclusión llegó Amy Cuddy de la Universidad de Harvard y su equipo de investigadores, pero lo más sorprendente es que se dieron cuenta de que apenas unos minutos en una postura determinada, hacían la diferencia. Ella midió la hormona de testosterona, responsable de la sensación de fuerza o poder, en un grupo de personas y después les pidió que adoptaran una postura de poder o una postura de sumisión por aproximadamente dos minutos. Posteriormente, les midió de nuevo la hormona y descubrió que ésta aumentaba en quienes habían asumido las poses de poder o fuerza. Como consecuencia, dichas personas se sentían más confiadas, con más suerte y más positivas sobre los resultados de sus acciones. ¿No les parece increíble?

La doctora Cuddy, asegura que tomar una pose de poder o fuerza, por ejemplo la de la Mujer Maravilla, antes de tomar un examen o hablar en público, puede mejorar nuestros resultados. Además, ha llegado a demostrar que las posturas transforman a la persona, es decir, aunque al principio sea necesario fingir una seguridad que no se siente, nuestro cuerpo va transformando la manera como nuestro cerebro mismo nos ve y llegaremos a sentir esa confianza con el paso del tiempo.

Los resultados de estos estudios no solamente nos invitan a tener una mejor postura, sino a ser más conscientes y a utilizarla para mejorar nuestras vidas. Si queremos ser, por ejemplo, más seguros de nosotros mismos, caminar erguidos y mirando al frente envía a nuestro cerebro mensajes que van transformando nuestro temor en confianza. De la misma forma, si queremos ser más femeninas, empecemos por comportarnos de esa manera, y la transformación se dará poco a poco. Parece sencillo, ¿no?

¿Cómo quieres ser? ¿Qué quieres proyectar? Ahora, lograrlo está más cerca de ti.

¡Pon Atención!

Atención 3

Silvia tiene los ojos hinchados permanentemente. La madre de tres hijos y abuela de una preciosa niña de ojos azules como el cielo, se sienta y saca automáticamente un pañuelo desechable de su bolsa revuelta. Se aprieta las manos y mirando al suelo con la espalda encogida me dice que su vida es una pesadilla. Al hablar, descubrimos que hay una persona en su vida que está viviendo una dificultad, pero que el resto de las personas y condiciones de su vida son mejores que el promedio. Sin embargo, lo bueno que sí tiene, es consumido por el hoyo negro de su preocupación.

Anita Moorjani, de quien hablo en un artículo anterior, hace un ejercicio interesante en sus conferencias: le pide a la audiencia que se fije y recuerde todos los objetos azules que hay en la sala en la que se encuentran. Después les pide que cierren los ojos y enumeren los objetos rojos que hay en la misma sala. La mayoría de la gente, por haberse enfocado en los azules, no puede recordar más de uno o dos, pero al abrir los ojos, se dan cuenta de que los objetos rojos eran abundantes.

Ella utiliza este ejercicio para demostrar que nuestra atención es selectiva y aquello en lo que la enfocamos configura nuestro mundo y nuestra realidad, esto es, nuestra experiencia de vida está definida por aquello a lo que elegimos poner atención. Pero esto no es novedad, John Milton ya dijo en el siglo XVI: “La mente es su propio lugar, y dentro de sí puede hacer un cielo del infierno y un infierno del cielo”.

En relación a este tema, Steven Yantis, neurocientífico de la Universidad Johns Hopkins, hace la siguiente pregunta al auditorio en sus conferencias: “¿Qué sensación te produce el respaldo de la silla en la espalda?” Hasta ese momento, nadie había reparado en ese estímulo táctil que, sin embargo, ha estado ahí todo el tiempo. Nuestro cerebro no lo enfoca en su atención hasta que hacemos el esfuerzo. Y cuando lo hacemos, “bajamos el volumen” de otros estímulos. Así es como funciona nuestra atención: aquello en lo que se enfoca hace que el resto de la experiencia se desdibuje.

Como podrán apreciar, esto sucedía en el caso de Silvia: toda su atención estaba en la percepción negativa que tenía de la situación de una persona importante en su vida. Como un primer paso a su cambio de actitud, la angustiada mujer hizo una lista de lo que podía y lo que no podía hacer por esa persona, dedicando bastante tiempo a evaluar en qué le correspondía a ella ayudar y en qué no. Después, eligió algunas acciones a realizar en favor de su ser querido.

Un segundo paso que decidió tomar, ya que se dio cuenta de su enfoque unilateral de su vida, fue dedicar unos minutos de cada día a apreciar y agradecer lo que le gustaba de su día a día y lo que estaba bien. Al principio, fueron cosas básicas como el techo y el alimento, después pudo reconocer el amor que su familia tenía por ella y la excelente labor que había hecho en la educación de sus hijos. Al final, logró agradecer las lecciones que la vida le había brindado, incluso de las vivencias difíciles.

Como pueden ver, este proceso no cambió la situación de quien sufría más que muy mínimamente, pero sí la de Silvia, pues encontró un balance en su vida que le permitió disfrutar lo mucho que estaba bien en ella y cuidar de sus seres queridos sin culpa y sin enfocar en ellos toda su atención. O como ella misma lo dijo: “me permitió vivir mi vida, pero completa.”

Esquinas en Diagonal

Esquinas en Diagonal 2

Una de las muchas cosas que he aprendido de mi madre es la costura. Claro, ella lo hace de manera excelsa y yo solamente sé coser líneas rectas pero, aun así, hacerlo me ha resultado muy útil en la vida. La semana pasada, habiendo terminado casi todas mis clases y con algo de tiempo libre por fin, compré un pedazo de lino azul precioso y decidí hacer unas servilletas para mi casa.

Yo había escuchado que coser las esquinas de las servilletas en diagonal era muy complicado, pero ni sabía qué era eso ni cómo hacerlo. Al tener la tarea en la mano, sin embargo, me puse a investigarlo. Después de ver varios videos de Youtube, la nueva universidad del mundo, me pareció que exageraban en la complejidad del asunto. Al contrario, me pareció que era bastante sencillo.

Pues me equivoqué. Reconozco que a las personas de los videos los cortes les quedaban mucho más exactos que a mí y los dobleces ajustaban con mucha más precisión de la que yo logré. Confieso que he estado a punto de rendirme tres veces y no he terminado ni la mitad de las servilletas… pero lo que sí he conseguido es una valiosa lección.

¿Por qué suelo pensar que a mi no me van a pasar las cosas que me pasan? Con todo lo bueno que tiene el pensar positivamente, es necesario tener un grado de objetividad a la hora de planear una actividad o tarea. Ya lo dijo San Bernardo, “el camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones”.

¿Qué hacer entonces? John Whitmore en su libro “Coaching”, propone una serie de consideraciones que ayudan a las personas a asegurarse de que tienen lo que necesitan para llevar a cabo una tarea y quisiera que hoy nos quedáramos con dos de ellas. Por mi parte, planeo empezar a utilizarlas a partir de hoy.

1. ¿Qué obstáculos puede encontrar en el camino?

Esto nos ayuda a prever lo que puede impedirnos obtener el resultado deseado y adelantarnos con la solución. Cuando intento llegar a algún lado, por ejemplo, revisar la ruta anticipadamente me ayudará a encontrar el camino aún y si no puedo ver el teléfono temporalmente por seguridad. (Por ejemplo)

2. ¿Qué apoyo necesita?

El apoyo puede ser recursos o habilidades adicionales o la ayuda de personas específicas. Para mí, la asesoría de alguien que supiera hacer este tipo de esquinas me habría sido de mucha utilidad.

El famoso coach propone además una fórmula que a mí me parece esencial a la hora de empezar un proyecto:

“Califique en una escala del uno al diez, su grado de certidumbre en cuanto a su intención de llevar a cabo las acciones acordadas.”

Con esto, se aclara el nivel de compromiso que se tiene con la acción antes de iniciar. En mi caso, mi intención de estrenar las servilletas en un festejo que preparo para el sábado me ha hecho mantenerme fiel a la causa, a pesar de todo. Whitmore incluso asegura que, si no se tiene al menos una calificación de 8 en la intención, el proyecto no se llevará a cabo y lo mejor sería no empezar.

Después de este paréntesis hecho para reflexionar en mis aprendizajes, me voy de regreso al lino azul. Ustedes, ¿qué han aprendido de su último proyecto?